Día Internacional de la Mujer Combativa

    Eurídice Román de Dios

Estudió cinematografía en la UNAM (CUEC). Es egresada de la Escuela de escritores de la SOGEM, donde fue profesora de la materia Formas de la Poética. Ha publicado 8 poemarios y los libros: “siglos de la Piel ” y “Relámpagos”. Es colaboradora de diferentes suplementos culturales del país y sus textos se encuentran en varias antologías. Desde 1994, es coordinadora del taller de creación literaria que ha impartido en varios lugares.

Más de 20 años de experiencia en la planeación y administración de recursos humanos, materiales y financieros; así como en la promoción de actividades culturales a nivel nacional e internacional. 15 años en la coordinación, impartición y la dirección de talleres literarios. Diplomado-Maestría Apreciación y Creación Literaria, Casa Lamm. Licenciatura en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México en el Área de Humanidades y Creación Literaria.

Seminario de administración pública, GDF.  (Diez meses de duración)

Egresada de la Escuela de Escritores de la Sogem (Sociedad General de Escritores de  México)

Estudie Cinematografía en el CUEC (UNAM) y Letras Hispánicas en la FFL-UNAM) como oyente

Difusión de la obra de diversos artistas y sensibilización de los trabajadores a través de la creación de un ambiente laboral agradable, cultual  y más humano.

Recepción del nombramiento de asistente editorial de la revista de la Asamblea Legislativa por contar con una gran capacidad periodística.

Idiomas: Francés, Inglés

Elaboración de guión cinematográfico Los viajes de mi cuerpo. Adaptación de la novela              homónima de Rosa Nissán.

Escritura de libro de poemas titulado        Archipiélago.

Escritura, en coautoría, de un libro titulado La   Prensa en la Escuela, conformado por 60   ejercicios de creación literaria y la historia de  la prensa en general.

Escritura de un libro sobre la historia de las Mujeres Tabasqueñas que próximamente publicará el Instituto de la Mujer en el estado de Tabasco.

PUBLICACIONES EDITADAS:

Escritura y coordinación de la edición de dos     libros de poemas de mi autoría con un tiraje de 1000 ejemplares cada uno. Los títulos son: Siglos de la piel y Relámpagos.

Escritura y coordinación editorial del libro  Desde Otro sitio (mil ejemplares)

Escritura y coordinación editorial del libro  Creación y Movimientos

Ediciones 100 de 100

Premios:

Mención honorífica Casa de la Cultura de Tabasco.  Concurso de poesía.

“para cantar en las barcas” (2000)

1er. Lugar Poema “Abuela” Fraternidad Literaria (Argentina-1998)

Mención honorífica Concursos de fotografía.  Instituto de la Mujer (2002)

Antologías:

Bahía de Juglares (1994)

La línea Metafórica (1998)

Mujeres poetas en el país de las nubes (20001 y 2002)

Las flores de la dicha (2003)

Trilogía “Pícaras, rebeldes y místicas” (2004)

Poesía y Derechos Humanos (2005)

Bahía de Juglares (2005)

Mujeres poetas de México (2008)

Al filo del gozo (2008)

La República en la voz de las poetas (2012)

Fuego y Poesía, homenaje a Emilio Fuego (2012)

Mujeres poetas en el país de las nubes (2013)

Tejedoras de Luz (País de las Nubes, 2014)

Miembro del Consejo Editorial Revista “Escenarios”

Y colaboradora (2014-2015)

Poesía en Rojo (2015)

………………………………………………………………………………………………….   Su poesía

Quiero escribir, y el llanto no me deja,
pruebo a llorar, y no descanso tanto,
vuelvo a tomar la pluma, y vuelve el llanto,…

Lope de Vega

 

Desaparecidos

Para que el descanso de nuevo llegue a la existencia, es necesario abrigar el llanto inconsolable de quienes se extravían a causa de cada uno de sus extraviados.

 

Tomaré la pluma, evocaré el consuelo que alivie su lamento.

 

Si el papel secara una por una sus lágrimas como palabras,

alcanzaría el agua nítida de los océanos

para escribirlas y alejar la pena

que a todos nos aqueja.

 

Es tanto el rojo bermellón que ya ha corrido

y aún no se vislumbra la fuerza, la construcción, la pirámide

el muro o el obstáculo que impida la infamia.

 

Se me atora el ánimo y el corazón se abre

¿Cuáles serán los vocablos precisos?

¿El lugar donde se inicie, la calma, el revuelo, la algarabía?

¿Dónde se escuchará la voz multiplicada,

una leve sonrisa, un canto?

 

¿Cómo acompañar su soledad, sus dignos,

sus desesperanzados pasos?

 

No hay respuesta ni bálsamo para su pérdida.

 

En el rojo amanecer de enero

Sofía sale de su pueblo,

Guatemala no tiene espacio para ella.

En los brazos de su madre deja a su hija.

Camina varios kilómetros hasta llegar a México.

I

Huir, renovarse o perecer.

El destino no siempre ha sido claro.

Aquí no hay pequeño ni grande.

Sólo falsos destinos colgados al tren,

a su ruta hacia el norte,

hacia la nada que parece un todo.

II

Un abrir y cerrar de ojos que la tumba;

el estruendo, el horror, la sangre,

el aullido mezclado con los decibeles del tren

avanzando en la noche oscura.

 

Sofía perdió el conocimiento, perdió el aliento,

perdió una pierna.

III

Logró una prótesis. Una herramienta

un pedazo frío que ya se ha vuelto parte de ella.

Así camina, de a ladito, chuequita.

IV

Su sonrisa dibuja en una lontananza a la belleza.

 

El tiempo es cruel, Sofía volverá a subirse.

No perderá el anhelo.

Volverá, no hay miramiento, no hay duda

sólo un despiadado propósito.

de un “otro lugar, otro lado” que yo sé bien que no existe.

Eurídice Román de Dios

 

Somos

 

I

Somos Uxmal, Chichén Itzá, La Venta,

los que llegaron y los que se fueron.

 

Somos la voz del cuerpo eternamente

canto de lirios, serpientes, pájaros.

 

Somos caimán, yuca, jarana

sustancia para el cuerpo de los peces.

Trazo infinito, rigor extremo,

nada.

 

Punto diminuto que sostiene la imagen.

Somos ojos de mar

ante la estrella caída.

 

¡Algún día sabremos que hemos sido un equívoco constante?

el mismo que en segundos se derrama de tanta perfección

revienta.

 

Aturdidos, buscamos, tambaleantes

y encontramos certezas

tan breves que en el instante mismo de su arribo

esfuman su presencia.

 

Desde antes de nacer ya éramos huérfanos

de un solo nombre, nunca el verdadero.

Somos raíces extraviadas de tierra firme.

 

Tres, rumbo al ojo de agua

sin sexo ni diferencias, cocotales

silencio de mil reflejos.

 

Dormimos en la trama de henequén

la de la resistencia

la de tejido antiguo.

 

¿Por qué la paz se oculta a sí misma?

se incendia como un globo de papel en el aire.

 

II

 

¿Qué habré de saber, sino la gloria

de saberme un punto menos del infierno?

Dejo para el olvido

las trampas de la inteligencia.

Me gusta guardar boletos

concentrado de viaje

papeles que se ensanchan, se desbordan

papeles con rumbo fijo, efímeros.

Respiro la fuerza de los días.

Cae la lluvia, remanso de sudores nocturnos.

 

Mis ojos buscan

la raza que manceba en hamacas.

Con la cabeza recargada sobre el pasto

imagino que del maguey brotan mis manos.

Como esponja recibo el viaje.

 

Me gusta hundirme

en las modulaciones púrpuras de la tarde

llegar a una nube, ponerla en su concha,

ser la estrella antes del estallido.

 

El cuerpo no me basta.

Hacia donde yo voy otros han ido

otros vendrán

y sin embargo nadie llega.

La sílaba perfecta no existe.

 

Mi amor el que engendró a otros.

Voz que lo cambia todo.

 

Amor otro era tu sitio

te desmoronas, vienes,

te adelantas a mi palabra

ahora que estás lejos.

Y sin embargo próximo tan próximo.

Siempre una de dos fuerzas vence.

 

Duerme un espectro al lado de mi cama.

 

Cómo acabar con lo que nos acaba

tal vez las balsas

nos lleven a su sitio.

Volvamos a empezar a ritmo de caprichos

y de viento.

Ahora reconozco mi piel en tus palabras,

tu lengua se hace una con la mía.

Ojos de agua

hurgando recovecos.

La certidumbre la tiene una palabra.

 

III

Nunca se va tan lejos

si no es para la cercanía de otras aguas.

Los azules de la laguna se remueven

para calmarse.

 

El viaje que desnuda

los verdaderos lechos,

muestra la pulpa de la fruta

derrama el néctar

hincha de besos la boca.

Muestra manantiales.

Tulipán, calor humedecido

Abandono sobre la tinta.

Humo.

Sobre las rocas

besos miel canela,

hojas de árboles diurnos

chorro de memorias tibias.

 …………………………………………………………………………………………..

Susana Chávez

Susana Chávez Castillo (Ciudad Juárez, 5 de noviembre de 1974c. 6 de enero de 2011) fue una poetisa y defensora de los Derechos Humanos en su natal Ciudad Juárez, en el norte de México. Se le atribuye la autoría de la frase «Ni una muerta más», que ha sido enarbolada por las organizaciones civiles y sus simpatizantes que han luchado por esclarecer los feminicidios en Ciudad Juárez. Fue encontrada asesinada y mutilada en la colonia Cuauhtémoc de la ciudad donde radicó toda su vida el 6 de enero de 2011, aunque la identificación de sus restos no ocurrió hasta el 11 de enero de ese mismo año. Inicio a escribir desde los 11 años. Ha tenido lecturas en: Bazar cultural (organizado por el municipio de Cd. Juárez, donde fue precursora de las lecturas poéticas). “Monociclo Erótico” organizado por el municipio y grupo Miletnia en Cd. Juárez Chihuahua. 1er y 2do encuentro estatal de poetas en Cd Juárez Chihuahua “Alzando la Voz” 3er y 4to encuentro de poetas en Cd. Juárez 2do encuentro campamento de jóvenes por la diversidad y contra la intolerancia, en Tepoztlán Morelos. Se ha presentado en lecturas para invidentes en la Biblioteca Arturo Tolentino, también en varios programas hasta la fecha en varias radiodifusoras juarenses, presentaciones en partes como: el INBA, La Peña de Sancho Panza, El Café Mediterráneo, Lecturas para el Comité de Prostitutas en Cd. Juárez, Lecturas en marchas ofrecidas a las mujeres desaparecidas y muertas en Cd. Juárez. Su obra ha sido plasmada en: Un performance de Verónica Leiton con la cual colaboró en su último espectáculo multidisciplinario: “Elementos” y en sus publicaciones en revistas y periódicos. Es también directora de cortometrajes y participo como modelo para la portada de la película “16 en la lista” película dedicada a los crímenes contra mujeres de Juárez. Actualmente estudia la licenciatura en Psicología en el Instituto de ciencias sociales y administración de la UACJ y trabaja en un nuevo libro

OCASO

Para Linda Escobedo

He perdido la cuenta de tus huesos

introduciendo mi palabra al tiempo

entonces me fui a alguna parte

con el apetito dormido.

Fuiste tú el sitio del crimen,

quién me volvió clandestina melodía,

a quien contemplo mezclada de imágenes

sentada en una butaca del cine

para ver mí sombra.

Nos enredamos en el vacío

y de la nada surge tu boca

a desprenderme a Dios del aliento

en un espejismo que me brota

por un rumor indefinido.

Surges despuntando tu lengua

liberando a Sofía de tu interior.

Aquí estás, embalsamada,

casi real entre los árboles.

Pareces un chacal,

un alebríje que me conquista

más allá de lo intocable.

Te veo desatada en una ventana

alrededor de mi otra parte

dándole a mis ojos el cierre final.

A veces, también te veo

atrapada en un secreto

que duele entre mi carne.

Así voy avanzando paso a paso

tomando de una mano tu ruptura

y acariciando con la otra

los cabellos de alguien

por quien toco la magnánima vehemencia.

Así voy en mi misma

perdiendo la cuenta de tus huesos.

………

EN EL ÁRBOL DE LA VOZ.

A ciegas la luz  vela

y unos ojos se abren para siempre.

Hablo del corazón frente a la muerte,

en el árbol de la voz, con un labio de tierra y otro

de noche,

con un corazón de polvo y otro de viento.

Hablo de este amor,

esta navegación entre la bruma,

este amor, este amor.

Cada silencio nos llevara a la palabra que nos

refleja,

y en mí toma cuerpo tu soledad,

en tu mirada ausente se deshacen los astros.

A veces te descubro en el rostro que no tuviste,

en la aparición que no merecías.

Y el silencio levanta la cabeza y me mira.

Esta vez volvemos de noche,

los árboles han guardado sus pájaros,

el cansancio estira su lengua para cantarnos al oído.

La noche llego en tu corazón,

tus ojos se cerraron en la llegada del mundo.

Y sin embargo, de alguna manera, todos lo sabíamos,

y algo parte en dos la memoria,

algo parte en dos a la mujer que peina su alma antes

de entrar al lecho solitario,

y parte también el tiempo de la noche,

como el vaso que cae de la mano de algún niño

asustado,

algo parte en dos lo que estaba partido.

Tomado de: http://primeratormenta.blogspot.mx/

…………………………………………..

¡¡Dos poetas solidarios con este día de la Mujer Combativa!!

……………………………………………………………………………………………..

Roberto López Moreno

 

DÉCIMAS LEZÁMICAS
(fragmento)

“La cornamenta difusa
suda tinta”, negro broche,
toro todo de la noche
con el calcio de Medusa.
En su escritura confusa
brama el toro sempiterno,
velo en punta cada cuerno,
reembistiendo en su lenguaje
con Octavio en el celaje,
con Orfeo en el infierno.

Espina de grado enhiesto
tras un cristal multiforme,
el iris está conforme
en su atizar el siniestro.
Con claro golpe maestro
de Espinel hasta Lezama
se coluden en la trama
los pies de ritmo cubano
y salta sobre la mano
el corazón de la llama.

De los yendos van los sueños,
picos de manga cerrada,
harina combustionada
sobre la piel de los leños.
Con atlánticos empeños,
en los espejos creciendo
los tiestos van consumiendo
las onírias que no caben;
pobres las cosas, no saben,
dormir con pupila ardiendo.

Esta espiga es el anzuelo
que devora la dehesa,
siete cielos y una mesa
inventan agua de celo.
La hormiga se vuelve anhelo
en su distancia distinta,
cosmos de veda que encinta
el tránsito minerado,
hormiga que ha navegado
el corazón de la tinta.

“Luna de rondanas viejas
con media noche de pobre”
-sobre la cara de un sobre
la sed postal de las quejas-.
Luna que sin voz te alejas
y sin metáfora alguna,
en la arista de la duna
vas hilando con tu alambre
el denso collar del hambre
luna, luna, luna, luna…

La noche traga un anzuelo
de escuela helada y oscura,
y en su epidermis perdura
lo mineral de su velo.
Origen de un escalpelo
oficiante del ocaso,
espuma negra en el trazo
de oscilante membresía,
golpe en la barba del día
al pisar sobre su paso.

Libro de siete prelados
la nube que nos rebana,
su silencio de campana
rompecabeza venados;
con los belfos castigados
sobre este tambor de arena
se deshoja en cada pena
que empena sobre el desierto,
una vagina del huerto
del libro que nos condena.

El acero hierve tinta
sobre la piel del mosaico
y en las náyades, arcaico
manotazo a cal encinta
se pinta sil que se pinta
con la madurez del barro.
El tiempo con voz de marro
desata su sed bisonte
tinta que crece horizonte,
cinta del dolor que narro.

Doble Cruz naciendo el rito,
carpinterías desglosadas,
padre de luces tatuadas
con un venir de infinito.
Su quehacer aquí descrito,
talla de la hora ebanista,
se destutela marista
y su cruz, carne y madero
entra en el fuego, primero,
poniéndole pie a la lista.

A Demócrito y Leucipo,
conjugaciones albando,
dentro de un dislate blando
blanden catalepsia e hipo.
Química del arquetipo,
sinécdoque a sal dentada,
rotor, esprea permutada
que a Demócrito y Leucipo
tiñen, dando al teletipo
conjugación en cascada.

Décimas LezámicasDÉCIMAS LEZÁMICAS
Edit. UNAM
1986

 

 ……………………………………………………………..

Miguel Ángel Aguilar Huerta

 

Ciudad de México

 

Voz de viento que no dice nada

parvada oscura sobre la hondonada

carcoma, polvo, tiempo, nada.

 

Trémula rama rota cae en el firmamento de tu mirada.

 

Débil luz de una farola, cíclope tambaleante

sobre el viento sucio de la tarde.

 

Harapienta dama secuestrada, vejada, asesinada,

ciudad de excesos militares, madre de mil hombres

sin alma, sin razón, sin sentido alguno.

 

Ciudad que reclama a 43 desaparecidos, llorona vigente,

exigente señora de un atardecer eterno, anciana venerable,

activista incansable, cantante, pintora, poeta.

 

Amante del arte en las calles, señora pintarrajeada,

acariciada por cientos de pies y manos, desnuda danza

dando color al pavimento, paisajes sonoros;

anuncios, nuncios de voces independientes.

 

Miguel Ángel Aguilar Huerta

6/3/17 7:58 p.m.

……………………………………………………..

Acerca de Xilote

Xilote es una palabra de orígen nahuatl que significa cabello de maíz, es la flor de la mazorca, también es un grupo cultural y una revista de literatura, arte y música andina. La Finalidad del grupo es la difusión de la cultura latinoamericana, así como el trabajo propio y el de nuestros colaboradores.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized, zaguán. Guarda el enlace permanente.